por

En:Miscelánea

Comentarios desactivados en Un año juntos

Había una vez un pequeño rincón muy apagado, frio y solitario. Era un lugar falto de vida y sin color.

De pronto, un 4 de enero, ese rincón cobró vida. Primero se llenó de luz. Luego se llenó de color. Y más tarde se llenó de calor. Empezó siendo blanco para después tejerse en un mar de mil colores. Muy poquito a poco fue llenándose de calor gracias a la gente que día tras día acudía a ese lugar. Los jueves empezaron a ser el día clave, había gente por la mañana, al mediodía y a la tarde; después le siguieron los martes y, más tarde, algún sábado que otro. Esos días el pequeño rincón se llenaba de vida. El Rincón de Rakel era feliz.

Después de un año, este mágico lugar sigue adelante, conociendo nueva gente, y llenándose cada día de más color y más bullicio. ¿Qué sería de este pequeño rincón sin todas las personas que entran y salen de él cada día? ¡Zorionak El Rincón de Rakel! Y gracias a todas y a todos por llenar este lugar de alegría.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR